Cities of Gold

Children of the sun,
See your time has just begun,
Searching for your ways,
Through adventures every day.

Every day and night,
With the condor in flight,
With all your friends in toe,
You search for the Cities of Gold.

A-A-A-A-A…
Wishing for, The cities of Gold
A-A-A-A-A…
Some day we will find, The cities of Gold.

This song, if you were lucky enough to be a kid in the early 80’s, is no doubt etched in your brain. It certainly is mine, and the show that it belongs to, The Mysterious Cities of Gold has got to be an all-time favourite of the era.

It aired in Australia at some point between ’83 and ’86, and I was pretty young then, which makes it a kind of hazy memory that kind of almost feels like I was actually in the show. It has everything that a kid needs in a cartoon – adventure seeking children, magic far away lands, manuscripts, medallions, the actual thought of finding a city of gold. I was too young to care about what gold was or meant, by I was well and truly drawn into the adventure of Esteban, Zia, and Tao, to find the Cities of Gold.

If you weren’t lucky enough to have this masterpiece in your childhood, the story takes place in the 16th century and centres around an orphan boy, Esteban, and his friends as they head off on an epic quest. The story begins in Barcelona, Spain and when his caretaker dies, Esteban discovers his true identity as a ‘Child of the Sun’, meaning he can make the sun come out at will. He heads off on an adventure to the New World, in search of the Cities of Gold, along the way meeting some other children, Zia a kidnapped Incan girl, and Tao, the last descendant of the Hiva (an ancient people). Together they have to fend off some fairly violent bad guys and get themselves out of some pretty hairy situations. They encounter a whole raft of characters including Incans, Mayans, Olmecs (who are aliens or mutants) and swashbuckling spaniards.

Both Zia and Esteban have special medallions, and Tao has a talking Parrot and ancient book to refer to. They do awesome things together, and stick together no matter what. It’s a fantastic tale of friendship, where the kids play the lead role, and the adults, Mendoza and his sidekicks are really just there to get them out of trouble here and there.

I have super strong memories of the medallions, and remember desperately wanting one for myself. The magical properties that they contained – that you could put them into places on ancient monuments and secret walls would open, ancient machines were activated, and magical lands were revealed – was something I used to go to sleep dreaming about.

When I look back on it now, it’s an incredibly complex story for a kids show, and so ahead of it’s time. The Solaris, the ship that belonged to Tao’s ancestors, was powered by the sun. Pretty advanced stuff for ancient people. The Condor, made of gold, is also powered by the sun, brilliant! The whole ancient civilisation that built the Cities of Gold had harnessed the power of the sun, and whilst initially used for good in the end it let to their destruction. And the storyline itself sustains over 39 whole episodes, with the characters developing along the way. There are some deeper issues as well, including the search for both Zia’s and Estebans fathers including the sacrifice that Esteban’s father makes, even though he never knows.

And it all ends with that the gang having found only the first of seven Cities of Gold, which they then head off to find. I was left wanting more – and revisiting the show again 30 years later I still do.

Versión Española

Ciudades de Oro

Hijos del sol,
Mira tu tiempo acaba de comenzar,
Buscando tus caminos,
A través de aventuras cada día.

Cada día y noche,
Con el cóndor en vuelo,
Con todos tus amigos en pie,
Tú buscas por las Ciudades de Oro.

AAAAA …
Deseando, Las ciudades de Oro
AAAAA …
Algún día encontraremos, Las ciudades de oro.

Esta canción, si tuviste la suerte suficiente de ser un niño a principios de los 80, está sin duda, grabada en tu cerebro. Sin duda, está en el mío, y la serie a la que pertenece es, Las misteriosas ciudades de oro, llegó a ser una de las favoritos de todos los tiempos de la era.

Se emitió en Australia en algún momento entre el ’83 y el ’86, yo era muy joven en ese entonces, lo que hace que sea una especie de vago recuerdo que hace casi que sienta como si hubiera estado realmente en el show. Tiene todo lo que un niño necesita en un dibujo animado – aventura en busca de los niños, las tierras mágicas lejanas, manuscritos, medallones, el pensamiento real de encontrar una ciudad de oro. Yo era demasiado joven para preocuparme por lo que era realmente el oro significaba, pero yo estaba bien y verdaderamente atraído dentro de la aventura de Esteban, Zia, y Tao, para encontrar las Ciudades de Oro.

Si no tuvieron la suerte de tener esta obra maestra en su infancia, la historia tiene lugar en el siglo 16 y se centra alrededor de un niño huérfano, Esteban, y sus amigos mientras se lanzan en una búsqueda épica. La historia comienza en Barcelona, España y cuando su cuidador muere, Esteban descubre su verdadera identidad como un “Hijo del Sol”, lo que significa que puede hacer que el sol salga a su voluntad. Él se dirige a una aventura al Nuevo Mundo, en busca de las Ciudades de Oro, en el camino se encuentra algunos otros niños, Zia una niña inca secuestrada, y Tao, el último descendiente de la Hiva (un pueblo antiguo). Juntos tienen que defenderse de algunos tipos malos bastante violentos y conseguir salir de algunas situaciones muy peludas. Se encuentran con toda una serie de personajes que incluyen incas, mayas, olmecas (que son extraterrestres o mutantes) y españoles de capa y espada.

Tanto Zia como Esteban tienen medallones especiales y Tao tiene un loro que habla y un antiguo libro para consultar. Hacen cosas increíbles juntos, y se mantienen unidos sin importar lo que pase. Es una fantástica historia de amistad, donde los niños juegan el papel principal, y los adultos, Mendoza y sus compinches realmente están allí para sacarlos de problemas aquí y allá.

Tengo recuerdos súper fuertes de esos medallones, y recuerdo que quería desesperadamente uno para mí. Las propiedades mágicas que contenían – que podías ponerlos en lugares en los monumentos antiguos y paredes secretas se abrirían, máquinas antiguas se activaban y tierras mágicas eran reveladas – era algo que yo solía ir a dormir soñando.

Cuando miro hacia atrás a esto, es una historia increíblemente compleja para un espectáculo de niños, y también por delante de su tiempo. El Solaris, el barco que pertenecía a los antepasados de Tao, fue impulsado por el sol. Cosas muy avanzadas para pueblos antiguos. El Cóndor, hecho de oro, también era alimentado por el sol, ¡brillante! La civilización antigua entera que construyó las Ciudades de Oro había aprovechado el poder del sol, y aunque inicialmente fue utilizada para el bien, al final provocó su destrucción. La propia historia sostiene más de 39 episodios enteros, con personajes en desarrollo a lo largo del camino. Hay algunas cuestiones más profundas también, como la búsqueda de ambos padres de Zia y Esteban, incluyendo el sacrificio que el padre de Esteban hace, a pesar de que nunca se sabe.

Y todo termina con que la banda encuentra sólo la primera de las siete ciudades de oro, que después, se dirigen a buscar. Me quedé con ganas de más – y volviendo a visitar el show de nuevo 30 años después, me encuentro igual.

mysterious-cities-gold.png