Ages ago children around the world knew the joy of turning on their Nintendo’s, putting in Contra, taking it out, blowing on the contacts until it worked, putting it in again, and inputting the code “Up, up, down, down, left, right, left, right, B, A, select, start”. They’d receive 30 lives and kick ass with no fear of dying… Until they died just before the last boss and started the process all over again. It was what real men (and women) called FUN.

This marked the beginning of unlockable/additional content. Over the years it graduated into Unlockable characters, special skins, bonus levels, and secret endings. Going through the extra in-game achievements was half the fun. The thrill of the hunt was almost better than getting the bonuses. Soon along came Expansion packs and DLC (Downloadable Content) Online gaming was the wave of the future. Games would get a booster shot of extra life, by suddenly having more for you to play through. The Gaming Gods were happy. Free to play games made their money by offering in-game micro transactions that called for purchases to get bonuses. “Want that cool sword you saw your pal using?” Pay $2.99. “Like that awesome flying mount all the chics dig?” On sale now $4.99. This was fine, because the games were free to begin with. And the additions weren’t required, they were OPTIONAL, and didn’t give other gamers an unfair advantage. In some cases players paid so much for in-game content, they could unwittingly end up paying more than they would’ve, for the game to begin with.

That was the day corporate took over…

The big companies that released our favorite “pay to play” games took notice of the extra dollars being spent on the micro transaction. Gamers were willing to pay for content that was in-game. If the masses felt their gaming experience was being increased, they’d spend extra money. Corporate rubbed it’s greedy little hands together and thought, “How can I get this knowledge to work for me?” Gone were the days of unlocking extra skins, characters, levels, items, and gear through gameplay achievements and codes. Now you get them by buying them. One could argue some companies release games with purposely withheld content, just to have DLC they can charge consumers for. No longer would games come complete on cartridges and discs. Now to get the entire game you need DLC, expansions, and Season Pass. Unlockables are “Bonus paid access” to game content that should’ve been available on release. Suddenly your $60 game is $100+, if you want everything. And if you option out of getting the extras, online players will have an unfair advantage over you. “Want the super doper one hit kill cannon, that keeps getting used on you every match?” $9.99 youngster. “Like that flying gunship that keeps blasting you off of your horse mount?” Turn around and drop your shorts. Corporate’s gonna take care of you.

Money talks! If we keep buying it, they’ll keep doing it. It will actually get worse. “You give them an inch, they’ll take a mile.” DLC should be created to be more than the original game, not just a money grab. I’d advise against buying in-game extras. And in many cases, not buying the game to begin with. Otherwise it will only evolve into something even more costly on us consumers. If we don’t “vote with our dollars”, our wallets will hurt for it. And more gaming companies will follow the rising trend. Make your inner child happy again. Tell corporate “No.”

Versión Española – “¿Qué paso con Arriba, arriba, abajo, abajo, izquierda, derecha, izquierda, derecha, B, A, Select, Start” o “El día que la corporativa se hizo cargo”

Hace mucho tiempo los niños de todo el mundo conocían la alegría de encender sus Nintendo, poner Contra, sacarlo, soplar los contactos hasta que funcionaba, ponerlo de nuevo, e introducir el código “Arriba, arriba, abajo, abajo, izquierda, derecha, izquierda, derecha, B, A, Select, Start”. Recibían 30 vidas y pateaban culos sin tener miedo de morir… Hasta que morían justo antes del últmo jefe y empezaban el proceso una y otra vez. Era lo que los hombres de verdad (y mujeres) llamaban diversión.

Esto marcó el comienzo del contenido desbloqueable / adicional. Con los años se graduó en personajes desbloqueables, skins especiales, niveles de bonificación, y los finales secretos. Pasando por los logros extra en el juego que eran parte de la diversión. La emoción de la caza era casi mejor que recibir los bonos. Pronto llegaron los paquetes de expansión y DLC (contenido descargable) del juego en línea que era la ola del futuro. Los juegos obtendrían una vacuna de refuerzo de vida extra, teniendo más cosas de repente para que usted juegue. Los dioses del juego eran felices. Los juegos gratuitos hicieron su dinero ofreciendo en el juego micro transacciones que requerían compras para obtener bonificaciones. “¿Quiere la espada fresca que vio a su amigo utilizar?” Pague $2.99. “¿Igual que esa increíble montura voladora que todos extraen?” Ya a la venta por $4.99. Esto estaba bien, ya que los juegos eran gratuitos para empezar. Y los adiciones no eran exigidos, eran OPCIONALES y no daban a los otros jugadores una ventaja injusta. En algunos casos, los jugadores pagaban mucho por el contenido del juego, podrían sin querer terminar pagando más de lo que hubiera costado el juego para empezar.

Ese fue el día en que la corporativa se hizo cargo…

Las grandes empresas que lanzan nuestros juegos favoritos “pagar para jugar” se dieron cuenta de los dólares extra que se gastan en la micro operación. Los jugadores estaban dispuestos a pagar por contenido que estaba en el juego. Si las masas sentían que su experiencia de juego estaba incrementándose, pagarían dinero extra. La corporativa se frotó sus pequeñas y codiciosas manos y pensó: “¿Cómo puedo hacer que este conocimiento funcione para mí?” Habían pasado los días de desbloquear skins adicionales, personajes, niveles, objetos y equipo a través de los logros de juego y códigos. Ahora usted los consigue mediante la compra. Se podría argumentar que algunas compañías lanzar juegos con contenidos deliberadamente retenidos, sólo para tener DLC que pueden cobrar a los consumidores. Los juegos ya no vienen completos de cartuchos y discos. Ahora para obtener todo el juego necesita DLC, expansiones, y pase de temporada. Los desbloqueables son “bonos de acceso pagado” al contenido del juego que debería haber estado disponible en el lanzamiento. De repente su juego de $60 es de $100 +, si quiere todo. Y la opción de conseguir los extras, los jugadores online tendrá una ventaja injusta sobre usted. “¿Quiere el super cañón asesino de un disparo, que sigue siendo utilizado contra usted cada partida?” $9,99 joven. “Igual que el artillado volador que le impide despegar de su montura?” Dese la vuelta y bájese los pantalones. La corporativa va a cuidar de usted.

¡El dinero habla! Si seguimos comprándolo, van a seguir haciéndolo. En realidad, va a empeorar. “Les das una pulgada, y toman una milla.” DLC debe ser creado para ser algo más que el juego original, no sólo un robo de dinero. Le aconsejo en contra de la compra de extras en el juego. Y en muchos casos, no compre el juego para empezar. De lo contrario, sólo se convertirá en algo aún más costoso en nosotros los consumidores. Si no “votamos con nuestros dólares”, nuestros bolsillos se verán dañados por ello. Y más compañías de juegos seguirán la tendencia al alza. Haga que su niño interior sea feliz de nuevo. Dígale a la corporativa “No.”